...
Ilya Lichtenstein Y Heather Morgan

Culpables los Hackers de Bitfinex que Robaron Miles de Millones en Criptomonedas

En un giro dramático de los eventos, Ilya Lichtenstein y Heather Morgan, la pareja arrestada el año pasado por el masivo hackeo a Bitfinex en 2016, han declarado su culpabilidad en la corte.

Este caso, que involucra el robo de miles de millones de dólares en criptomonedas, ha sido uno de los más notorios en la historia de la ciberseguridad.

Lichtenstein ha admitido que utilizó múltiples herramientas y técnicas avanzadas de hacking para infiltrarse en la red de la casa de cambio de criptomonedas.

Una vez dentro, autorizó 2,000 transacciones para mover 119,754 bitcoins a billeteras que él controlaba. Para ocultar sus huellas, eliminó credenciales de acceso, registros y otros rastros digitales que podrían delatarlo.

Morgan, su esposa, le ayudó a mover y lavar los fondos robados. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos logró incautar 95,000 de los bitcoins robados en el momento de su arresto.

En ese entonces, ese tesoro digital tenía un valor de 3.6 mil millones de dólares, convirtiéndose en la incautación financiera más grande en la historia de la agencia. Posteriormente, las autoridades pudieron rastrear más de los fondos robados y recuperar otros 475 millones de dólares en criptomonedas.

Según el Departamento de Justicia, Lichtenstein y Morgan utilizaron identidades falsas para abrir cuentas en línea en mercados de la darknet y casas de cambio de criptomonedas.

Luego retiraron los fondos y distribuyeron los bitcoins desde allí, convirtiéndolos en otras formas de criptomonedas y manteniéndolos en servicios de mezcla de criptomonedas. Al hacerlo, ofuscaron las fuentes de las monedas y las hicieron más difíciles de rastrear.

La pareja también estableció negocios en los Estados Unidos para hacer que sus actividades bancarias parecieran legítimas. Morgan tenía un TikTok donde hablaba de establecer un «negocio multimillonario» con «cero financiamiento externo».

Aparentemente, utilizaron el dinero robado para comprar monedas de oro físicas que Morgan luego enterró.

Para ser precisos, Lichtenstein se declaró culpable de conspiración para cometer lavado de dinero y podría enfrentar hasta 20 años de prisión.

Mientras tanto, Morgan se declaró culpable de un cargo de conspiración para lavar dinero y uno de conspiración para defraudar a los Estados Unidos. Cada uno de estos cargos conlleva una pena máxima de cinco años de prisión.

Este caso sirve como un recordatorio de la importancia de la seguridad en la industria de las criptomonedas y pone de manifiesto la necesidad de regulaciones más estrictas para prevenir tales incidentes en el futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio